Noticias
Bruce Dickinson, de Iron Maiden, cumple 60 años de trabajo duro y ‘metal’
Ninguna figura se crea de cero. Fue en un pequeño bar en el distrito de Plumstead en Londres en donde Bruce Dickinson, cantante de Iron Maiden, encontró la confianza para plantarse seguro en un escenario.

Los bares pequeños suelen tener audiencias pequeñas y distraídas y eso a Bruce no le gustaba. Tenía 20 años y un micrófono en su mano, y decidió interpelar a un tipo de las filas de en frente que estaba muy distraído con su conversación.

Bruce le hizo un par de preguntas de las que ya nadie se acuerda, pero todos los distraídos de pronto estaban interesados en la figura que tenían en frente, por su seguridad y su sentido del humor.

La audiencia de ese día respondió tan bien que sus intervenciones se repitieron cada noche en que algún asistente se veía distraído y Dickinson se hizo su propia fama.

Él dice que esos días terminaron de formarlo como vocalista, pero ese fue también su primer trabajo. Y si algo ha hecho en esta vida Bruce es trabajar.


40 años después Bruce ya no es un cantante aficionado, sino uno de los rostros más reconocidos del mundo del metal. Iron Maiden ha vendido más de 100 millones de discos y cientos de países en cuatro continentes le han escuchado gritar “Scream for me!”.

Este 7 de agosto Paul Bruce Dickinson cumple 60 años en este mundo, uno que no solo ha visto cantar, sino darle rienda suelta a los proyectos más descabellados.


Se sabe, por ejemplo, que Dickinson es quien ha pilotado el Boeing 747-400 en el que viaja la banda con todo su equipo de sonido. También tiene su propia empresa de aviación.

Se conoce también que es muy reservado pero que escribió una autobiografía en la que contó hasta sus pensamientos más íntimos.

Dickinson es ejemplo de que, a veces, para lograr los sueños, solo necesita darle tiempo al tiempo.


×