Noticias
El gran inspirador del rock Chuck Berry
la invención del rock and roll no se atribuye a nadie en concreto “pero si alguien juntó todas las piezas esenciales” para crearlo fue Chuck Berry, recuerda el Salón de la Fama del Rock. Chuck Berry, una leyenda del rock, falleció la noche del sábado en su casa a los 90 años de edad, según informó la Policía del condado de St. Charles, en Misuri (EEUU).

Charles Edward Anderson Berry nació el 18 de octubre de 1926 en la ciudad de San Luis, Misuri, hijo de un diácono baptista y una profesora. Desde muy niño se aficionó al blues, a la música de Nat King Cole, uno de sus ídolos, a la vez que comenzaba a demostrar su talento para el verso, aunque también destacaba por meterse en problemas y acabar en reformatorios.

En el local Cosmopolitan Club fundó su primer grupo, The Chuck Berry Trio, compuesto por Berry a la guitarra, Ebby Hardy a la batería y Johnny Johnson al piano. A comienzos de los cincuenta, las actuaciones del trío resultaron un éxito entre la comunidad negra, la primera en admirar su talento al trasladarse del country al rhythm and blues, creando unas composiciones de ritmo y espíritu juvenil.

En 1955 Berry se instaló en Chicago, en donde trabajó y conoció a Muddy Waters, quien le recomendó a Leonard Chess para que escuchara una canción compuesta por Berry. Se trataba de Maybellene, un éxito que gustó a gran parte de la población blanca y que alcanzó el puesto número 5 en las listas de Estados Unidos.

grandes clásicos Fue entonces cuando comenzó a escribir para la discográfica Chess Records un gran número de temas que poco después se convirtieron en grandes clásicos del rock. Todos ellos sirvieron para que gente tan decisiva del rock como los Beatles (que le versionaron en varias ocasiones) o Rolling Stones (que comenzaron su carrera con Come On, una canción de Berry) se decidieran a adoptar las pautas de aquel gran maestro.

Roll Over Beethoven, Johnny B. Goode, Rock And Roll Music, School Day, Carol, Sweet Little Sixteen, Memphis Tennessee, Around and Around, Little Queenie o Too Much Monkey Business fueron algunas de las canciones más populares que grabó entre finales de los cincuenta y principios de los sesenta.

Publicó además discos como After School Session (1957), One Dozen Berries (1958), Berry Is On Top (1959), Rockin’ At The Hops (1960), New Juke Box Hits (1961) o St. Louis To Liverpool (1964).

Junto a estos discos, su peculiar baile, sobre todo el llamado Duck walk (Andar de pato) causó furor entre sus admiradores tan pronto salía a escena.

Quienes le conocieron destacan su fuerte personalidad, su carácter poco sociable y su gusto por la buena vida, un cóctel que le ocasionaron algunos problemas con la Justicia. A comienzos de los sesenta fue arrestado por viajar con una menor que trabajaba en su club y condenado a casi dos años de cárcel, que cumplió entre 1961 y 1963.

Tras salir de la cárcel, Berry continuó sumando éxitos con canciones como You Never Can Tell o Nadine, temas con los que seguía dominando el panorama musical, a pesar de la expansión de la música británica que ya se imponía en las listas mundiales.

En 1966 cambió la Chess por la Mercury Records, pero los resultados no fueron los esperados y regresó de nuevo a su primer sello, con el que consiguió su último gran éxito en 1972, con el single My Ding-a-Ling, un tema que fue número 1 en EEUU y en Gran Bretaña.

En 1979, Chuck Berry volvió a pisar la cárcel: en esta ocasión fue acusado por el Gobierno estadounidense de evasión de impuestos. A partir de los ochenta y los noventa, siguió con sus giras pero sus actuaciones ya no estaban a la altura de la estrella que era. La dejadez y la improvisación del compositor llegaba hasta el punto de ir contratando a músicos locales. Sin embargo, el respeto a su imponente obra y su decisiva influencia en el mundo del rock, hacían de sus conciertos verdaderos acontecimientos de la historia de la música.

en el jazzaldia Uno de ellos fue su visita al Jazzaldia de Donostia en 1990. Berry actuó en un velódromo de Anoeta atestado de público junto a otra leyenda, B.B. King. Más cerca en el tiempo, en 2007, repitió visita a Euskadi, en este caso con un concierto en el BEC de Barakaldo, y en 2008 en los sanfermines de Iruñea.

El mundo de la cultura llora la muerte de Berry y, como djo ayer el Stone Mick Jagger, fue una persona que “insufló vida a nuestros sueños de ser músicos y artistas”. El líder de los Stones le expresó su agradecimiento, en un mensaje de condolencia, “por toda la música inspiradora”, que “nos ha marcado por dentro para siempre”.

Keith Richards, guitarrista de The Rolling Stones, que en 1982 recibió un puñetazo del propio Berry por tocar su guitarra cuando este iba a participar en un show en el Hotel Ritz de Nueva York, calificó aBerry como una de las “grandes luces” del Rock.

Entre otros, la música de los Rolling y de los Beatles no se podría entender sin la influencia de dos músicos norteamericanos: Litle Richard y Chuck Berry.

El grupo de Liverpool versionó quince canciones de Berry, entre ellas Roll Over Beethoven, Sweet Little Sixteen y Johnny B.Goode, tres de los éxitos más importantes del músico norteamericano.

La influencia de la música de Berry en los primeros pasos de los Beatles fue decisiva. En sus orígenes, la banda hizo dos versiones de estudio de canciones de Berry: Rock and Roll Music y Roll Over Beethoven. John Lennon llegó a decir que si hubiera que “ponerle otro nombre al Rock & Roll habría que llamarlo Chuck Berry”. Ya en solitario, en 1975, en su disco Rock and Roll, Lennon versionó Yoy Can’t Catch Me y utilizó para ello su propio tema Come Together, que apareció en 1969 en su disco Abbey Road.

Pero otros músicos versionaron canciones de Chuck Berry: los Yarbids, con Eric Clapton a la guitarra en Monkey Business, e incluso lo hicieron Nina Simone (Brown Eyed Handsome Man) y Jimmy Hendrix (Johnny B. Goode).

La influencia de Chuck Berry ha llegado hasta un icono del “hard rock”: la banda australiana AC/DC. En su álbum TNT versiona School Days, una canción de Chuck Berry de 1957, que posteriormente también sería versionada por los Beach Boys.

Uno de los líderes de AC/DC, Angus Young, llegó a reconocer que el músico norteamericano había sido uno de los que más le había influido en su carrera, incluso en su manera de moverse por el escenario, con su versión del “paso del pato” (Duckwall) que popularizó Berry sobre los escenarios.

Let it Rock fue una canción de Berry de 1960, versionada por el grupo Motorhead. Y en el mundo del cine, el personaje de Marty McFly, interpretado por Michel J.Fox, toca el Johnny B.Goode de Chuck Berry en Regreso al Futuro durante un baile de instituto en el que estaban sus “futuros padres”. Y en Pulp Fiction, de Quentin Tarantino, John Travolta y Uma Thurman se marcan un baile al ritmo de You Never Can Tell, una canción de Berry de principios de los sesenta. El líder de la banda británica The Animals, Eric Burdon, afirmó ayer que la influencia musical de Berry fue tan importante que “cualquiera que estuviera en el mundo del rock o el rhythm and blues tenía que tocar” sus temas.

Bruce Springsteen lamentó en Twitter la “tremenda pérdida de un gigante”, al definir a Berry como “el mejor” guitarrista y escritor de rock & roll que haya existido jamás.


×