Noticias
El fallo de Adele, la espectacular actuación de Beyoncé y todas las anécdotas de los Grammys
La protagonista indiscutible de la ceremonia fue Adele. A sus 28 años, la cantante británica se convirtió en la primera artista que logra ganar en las tres categorías principales por segunda vez: consiguió los grammys a mejor álbum del año y mejor álbum vocal pop tradicional, por el disco 25, así como los de mejor grabación del año, mejor canción del año y mejor actuación pop en solitario por el tema Hello.
Adele venció, pero con la humildad que la caracteriza y que ha conquistado a su público, no dudó en homenajear a su rival Beyoncé. Es más, la cantante llegó a romper en dos su premio grammy para darle una parte a la cantante estadounidense.

"Mi álbum del año es 'Lemonade'", aseguró Adele a los periodistas en la rueda de prensa. "Pero estoy agradecida, Estados Unidos siempre ha sido amable conmigo, no sé por qué", añadió con una carcajada. "Es una cosa maravillosa -el premio-, poder mostrárselo a mi hijo", prosiguió.

Pero la diva británica insistió: era el año de Beyoncé y de "Lemonade", el disco más osado de su carrera, dedicado a las dificultades y la resistencia de las mujeres negras, cantándole a su poder de superar a un padre duro, un marido infiel y una larga historia de persecución.

"Ella ha sido mi ídolo mi vida entera. Tenía 11 años y algunas amigas me mostraron una canción", recordó. Era "No, No, No". "Recuerdo perfectamente (...). Me enamoré inmediatamente de ella. Tenía 11 y ahora 29". "Y la sensación cuando escuché 'No No No' fue exactamente la misma que cuando escuché 'Lemonade", expresó la artista británica.

"Sentí que era su tiempo de ganar, 'qué mierda tiene que hacer para ganar álbum del año', así me sentí", indicó asegurando que este año esperaba que hubiera algún empate. "Estoy muy agradecida pero siento que una parte de mi murió porque la amo", manifestó.
Error en la letra
No ha sido la única anécdota que ha protagonizado la cantante británica. Cuando homenajeaba a uno de sus ídolos, George Michael, Adele se equivocó de letra en 'Fast Love' y tuvo que detener la actuación: "Lo siento, la he cagado. Tenemos que parar", aseguró la británica. La cantante volvió a comenzar su actuación pero no logró brillar en su homenaje al artista fallecido.
Otro de los momentazos de la gala fue la actuación de Beyoncé, que se encuentra embarazada de gemelos. Vestida como una diosa dorada, la artista deslumbró con un gran espectáculo que homenajeaba a la maternidad y a todas las madres del mundo.

Durante el espectáculo, se proyectaron hologramas de su madre, su hija y su hermana, que aparecían vestidas en tonos dorados. Sus temas fueron un claro homenaje de respeto hacia la feminidad y el poder de las mujeres. "Esto es un matriarcado con mayúsculas", declaró.

Su madre, Tina Knowles, fue la encargada de presentar a su hija que interpretó dos canciones de su último disco Lemonade, por el que estaba nominada a nueve premios Grammy. Blue Ivy, la hija de Beyoncé y Jay Z, también acaparó los flashes, ya que iba vestida de rosa con camisa de chorreras emulando al fallecido Prince.
Otro de los momentos más sorprendentes del espectáculo fue la actuación de Lady Gaga con Metallica. La diva y el grupo heavy interpretaron una versión de "Moth into the flame", en la que Lady Gaga dio muestras de su gran versatilidad. El show tuvo algún problema de sonido y James Hetfield, vocalista del grupo, tuvo que usar el micrófono de la cantante.

La brillante petaca de Rihanna en los Grammy también dio bastante que hablar y fue muy comentada en las redes sociales.


×